sábado, 24 de octubre de 2015

Continuidad o retroceso

-Por Fabián Curotto-

Hace exactamente una semana se cumplían 70 años de una fecha fundacional para nuestro pueblo. Ya nada fue lo mismo para nuestra Patria desde aquel 17 de Octubre, en el cual el pueblo se empoderó y exigió libertad para aquel que desde entonces sería nuestro mas grande líder nacional del Siglo XX. Queremos a Perón, era una consigna de aquella Plaza de Mayo. Y sabemos que en nuestro idioma la palabra querer encierra dos significados: el querer tener y el saber amar.

Hace exactamente una semana también concluía ese aniversario número 70 en uno de los rincones menos patrióticos de nuestro suelo, la mesa montada por Mirtha Legrand en el estudio televisivo de una corporación que sigue incumpliendo leyes. Y como toda trinchera o trincherita reaccionaria se articulaba en torno al peronismo. En éste caso el debate se centraba en como sacarlo del gobierno o en como generar las condiciones para ponerle límites o proscribirlo. A veces prescinden de eufemismos para atacar al kirchnerismo/peronismo, pero en muchos casos conservan su decoro al parlotear, no vaya a ser que se note demasiado que sus simpatías neocolonialistas y antipopulares poseen, además, una impronta golpista.

En un momento del programa, Mirtha Legrand (según DNI Rosa María Juana Martínez, pero el champán y la tilinguería a algunas las suele poner mimosas y filo europeas), decía, "Legrand" pregunta por qué no se nos castiga con menos votos y uno de los invitados, el operador Morales Solá, simplifica ésto con la siguiente respuesta "la sociedad vive en otro satélite", y no se refería a nuestros magníficos ARSAT precisamente. Ese menosprecio por el voto popular habla del nivel básico que poseen los actuales editorialistas de algunos diarios de la derecha vernácula. Si, esos medios hegemónicos menosprecian también a sus lectores. Algunas vez discutiremos si tienen razón o no al hacer eso con sus devotos seguidores.

Pero vamos a la composición de aquella mesa. Siempre sostengo que toda la política argentina de los últimos 70 años se articula indefectiblemente en torno al peronismo. Ya sea para respaldarlo, para utilizarlo o para intentar destruírlo. Cualquiera habrá oído hablar de anti peronismo o de anti kirchnerismo, pero nadie nos puede calificar a nosotros como "anti delarruístas" o "anti balbinistas". Nos apoyamos en nuestra identidad e ideología, no en organizar nuestra agenda a partir del apellido de un opositor. Tenemos agenda propia. En todo caso somos anti imperialistas, pues el imperialismo ataca efectivamente los intereses nacionales. Pero algunos ambicionan construir quintitas reaccionarias "en contra de" en lugar de proyectos emancipadores integrales que apunten a la felicidad de nuestro pueblo.

En esa mesa estaba reflejado el país que vendría si la derecha obtuviese una victoria. Tendríamos que acostumbrarnos a ser espectadores de reuniones similares, ya no para ver como desprecian un gobierno popular, sino para ver como vulnerar los intereses y los derechos de los trabajadores.

En el "tenedor libre de la diva" pudimos ver coincidir a Mauricio Macri, candidato presidencial por la derecha neoliberal, actualmente procesado por escucha ilegales, actual Jefe de Gobierno de una ciudad que se endeudaba en dólares mientras el país de desendeudaba, con impronta represiva, y que como empresario cometió irregularidades varias y hasta delitos. Por caso el contrato por cloacas para Morón.
También allí Gabriela Michetti, de probadísimos vínculos con la embajada de Estados Unidos. No está del todo mal la simpatía -cada uno es libre de estrechar amistad con los paises que mas le agradan- si no fuese porque es casi la única embajada que visita asiduamente. 
Deglutiendo junto a ellos Patricia Janiot, periodista de la CNN. Repito, de la CNN. O sea, de la cadena que se ha encargado de desprestigiar sistemáticamente a todos los gobiernos democráticos y populares de nuestra región.
Luis Miguel Etchevehere, titular de la Sociedad Rural. La mirada mas oligárquica posible del sector agro exportador. Obviamente ningún peón fue invitado a esta asamblea sabatina de la restauración conservadora.
Y junto a la anfitriona militante del PRO, el mencionado Joaquín Morales Solá, cuadro de la derecha y activo colaborador de la última dictadura genocida. Lo que acabo de escribir es chequeable y no es novedad para quienes hemos estado cerca de organismos de Derechos Humanos que buscan Memoria, Verdad y Justicia.

Este grupo puede seguir conspirando libremente contra los intereses de nuestra Patria y nuestro Pueblo desde el aparato mediático, o puede ser el que veamos moverse desde el 10 de Diciembre en torno al sillón de Rivadavia para pisotear las conquistas y los derechos de los trabajadores, y para escupir nuestra bandera. De hecho esta semana salió a la luz que Macri tiene a nuestras Islas Malvinas en su agenda, pero de un modo negativo. Hasta hace poco pensábamos que no estaba siquiera interesado en el asunto, pero esta semana supimos que, por el contrario, tiene planes concretos para con el futuro de nuestras islas. En primera instancia disolver la secretaría que se ocupa del tema.  

Ningún Argentino bien informado y bien intencionado puede optar por este retroceso que menoscaba tanto soberanía como otros intereses nacionales. Los cipayos si, los cipayos y apátridas pueden seguir intentando exfoliar nuestra economía y reírse de las paritarias. Los cipayos pueden despreciar a todas y a cada una de las amas de casa que lograron jubilarse, como también pueden oponerse a la posibilidad de continuar con el desarrollo de la industria argentina. Ellos pueden hacer tales cosas para lograr meter algún dólar mas dentro de sus colchones o para girarlos al exterior. Nosotros no. Los Argentinos no votaremos la posibilidad de un retorno al neoliberalismo, no avalaremos que vuelvan a planificarse ajustes sobre el bolsillo de nuestros compañeros laburantes, ni aprobaremos medidas que lleven inexorablemente a bajar algunas de las persianas que por voluntad política se han vuelto a levantar durante los últimos 12 años.

Tierra, Techo y Trabajo. Patria si, colonia no.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada