jueves, 27 de febrero de 2014

Usinas KOLINA: Precios y paritarias

 Las Usinas KOLINA son espacios de participación y producción de conocimientos que buscan 
hacerse con las herramientas necesarias para constituirse como una instancia de síntesis en la 
que puedan confluir la experiencia y el potencial acumulado que van construyendo los compañeros 
en su andar cotidiano, en su transitar hacedor de praxis política.
De la Usina de Economía el siguiente informe y análisis:

Precios y paritarias

“En el mundo actual no es suficiente que el gobierno de los países elija métodos y tome
medidas tendientes a orientar las soluciones económicas. Es menester que el pueblo
participe en ellas y se empeñe en la realización de los planes trazados por el gobierno”
(JDP, 1952).

Dirigentes y analistas coinciden en que lo peor de la restricción externa ya ha pasado, al
menos, por un tiempo prudencial. Luego de un enero caliente en materia cambiaria
donde la moneda nacional se depreció alrededor del 30% y las reservas
internacionales disminuyeron en 2.800 millones, el nuevo valor de convergencia del
dólar junto a ciertos acuerdos y medidas atenuaron las desmesuradas expectativas
alcistas que se habían desatado. Efectivamente, el Gobierno acordó con las cerealeras
el compromiso de que éstas liquiden durante febrero 2 mil millones de dólares so pena de
una intervención directa y más decidida en el comercio exterior. Paralelamente, el Banco
Central retocó la tasa de interés en pesos ofreciendo a los ahorristas un resguardo y
desalentando la corrida hacia las cuevas. También, se obligó a los bancos desarmar sus
posiciones en dólares y el BCRA recuperó su rol comprador en la plaza mayorista como
no pasaba desde hace mucho tiempo. La nueva modalidad para la compra de divisas
para atesoramiento, restituyó cierta confianza graficando estas operaciones una curva
descendente conforme pasaron los días.
Sin perjuicio de los posibles efectos a mediano plazo en el nivel de actividad, sobre todo
por el impacto que pueda traer aparejado el aumento de la tasa, es evidente que el foco
de atención se desplazó desde el frente externo hacia el interno; y en éste son dos
elementos los que tienen más relevancia. Hablamos de precios y paritarias. Tal como
sugerimos cuando hablamos de la inflación y el dólar, creemos que tampoco
podemos hablar sobre precios y paritarias de forma separada. El gobierno nacional está
poniendo un especial énfasis en los precios no sólo a través de su programa insigne
“Precios Cuidados” sino también a partir de un monitoreo exhaustivo en todas las cadenas
de valor (un plus con respecto a los esfuerzos pretéritos). Los consabidos insumos de uso
difundido, cuya producción exhiben una alta concentración, son seguidos de cerca dado
que una remarcación en estos casos desataría un efecto en cadena. Comprendamos que
esta pulseada no se agota en las góndolas como tampoco en sus eslabones previos. La
suerte de un programa como “Precios Cuidados” y del control de precios en general,
puede facilitar el tránsito sobre una pelea distributiva que se presenta escarpada.
La reciente convocatoria del gobierno nacional a los trabajadores organizados fue en esta
dirección. Se los convocó a que junto a la militancia y autoridades municipales y de
diferente índole, coadyuven al Estado en garantizar el cumplimiento de un acuerdo
orientado a proteger la canasta familiar a través de precios de referencia. Esto es,
precios que han sido rubricados por los empresarios como razonables y, por los
cuales, el consumidor accede a una información de primer orden, a un termómetro
que le permite medir qué es lo que está dentro de lo racional y qué es lo que
representa una sustracción injustificada al bolsillo popular. Lamentablemente,
algunos dirigentes gremiales desestimaron este convite sugiriendo que una conducta
como la descripta es responsabilidad exclusiva del Estado.

Los que más incumplen (en cantidad de denuncias)
Carrefour 1223,
Super Vea 527,
COTO 482,
La Anonima 426,
Walmart 385,
Dia % 243

Desde luego que diferimos con esa perspectiva y afincamos nuestra posición en los
fundamentos de Juan Domingo Perón al momento de presentar su Plan Económico de
1952. Contra los que afanosamente pretenden asimilar este 2014 al Rodrigazo de 1975,
nosotros nos permitimos estrechar una comparación con aquél 1952. Perón presentaba
por entonces un programa económico que se proponía sostener las conquistas sociales y
el bienestar cosechado en el marco de un vendaval exterior que impactaba drásticamente
en los precios relativos y en el nivel de exportaciones. Se recordaba los efectos nocivos
acarreados por la inconvertibilidad de la libra esterlina y la discriminación a la que se vio
sometido nuestro país en el reparto de las prestaciones del Plan Marshall. Es decir, ayer
como hoy, los efectos de una estructura económica desequilibrada, de una
industria poco integrada y de un mundo financiero siempre presto a escarmentar
los proyectos de emancipación nacional. En ese marco, Perón convocaba a no
desperdiciar comida, a ahorrar, a “producir, al menos, lo que uno consume”.

“Los hombres y los pueblos que no sepan discernir la relación del bienestar con el
esfuerzo, no ganan el derecho a la felicidad que reclaman” (JDP, 1952).

(Click sobre la imagen para ampliarla)















Fuente: Revista Apuntes para el cambio

Si algo ha caracterizado a este Proyecto Político que nació en 2003, ha sido la obsesión y
el empeño por crear empleo y recomponer el salario. Así fue que se apuntaló el mercado
interno vía estímulo a la demanda, se protegió la industria nacional y se restituyeron las
convenciones colectivas de trabajo a efectos de renovar las virtudes de un ciclo
económico expansivo. Siempre ha primado la libertad y la responsabilidad en la
negociación tripartita. Nadie puede dudar que los frutos de esta decisión se tradujeron en
progresivas mejoras en las condiciones de trabajo y en aumentos salariales. Aumentos
que no sólo fueron nominales. Nadie puede desmentirlo: ni los índices de precios de las
provincias opositoras como tampoco los engendros estadísticos del tipo “Índice-
Congreso”.
La crónica sindical más reciente, nos ha mostrado un cuadro de situación con diferentes
aristas e interpretaciones sobre la actual coyuntura. Acuerdos largos, acuerdos cortos,
cláusula gatillo, vocablos incorporados a una faena política donde los intereses de los
trabajadores (que también son los del país) conviven con ensoñaciones y con intenciones
mal habidas. Creemos que esta renovada perspectiva en torno al cuidado de los precios
ha ganado respeto en el común denominador de los trabajadores. Digámoslo con
claridad: si los formadores de precios injustificadamente trasladan la devaluación
del peso a productos que no tienen insumos dolarizados (y no hacemos nada para
frenarlos), algo similar pueden hacer con los aumentos salariales. Es menester,
entonces, la extensión en el tiempo de estos acuerdos, el monitoreo estatal, la expansión
de los productos comprendidos en la “canasta cuidada” y, reiteramos, el concurso
organizado del pueblo.
Negociaciones colectivas pactadas por actividad. 2006-2012

Negociación colectiva pactadas por actividad. 2006-2012
Gremio
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
UOM
19%
19,1%
32,45%
18%
25%
26,5%
23%
UOCRA
19%
16,5%
19,5%
15,5%
27%
24%
24%
Comercio
19%
23%
20%
$300
27%
30%
24%
Enseñanza
40%
23,8%
19,2%
15,5%
23,4%
22%
19,7%
Estatales Nacionales
19%
16,5%
19,5%
15,5%
21%
24%
21%
Alimentación
19%
16,5%
31%
20%
35,2%
29,6%
27,5%
Salario Mínimo Vital y Móvil
27%
22,5%
26,5%
21%
22,7%
20%
25%
Fuente: Observatorio del Derecho Social CTA

No somos ingenuos. Sabemos que el amotinamiento y la extorsión de las policías
provinciales en diciembre del año pasado, impusieron contranatura un número a partir de
la supina irresponsabilidad del gobierno cordobés al homologarlo. Sabemos esto como
también es de conocimiento público que otros estados provinciales desconocieron lo
arrancado en el contexto de un reclamo violento con ribetes sediciosos. También
sabemos que la corrida contra el peso, el agiotismo y la especulación financiera tienen por
objetivo licuar las políticas sociales y el salario. Que lo intentaron pero que no pudieron
pese a la devaluación de enero.














Fuente: Ministerio de Trabajo y Seguridad Social

Cantidad de Negociaciones Paritarias
por año (2004-2012)
Confiamos en la sabiduría del mundo del trabajo, en la ejercitación de la memoria, en la
representatividad de la abrumadora mayoría del movimiento obrero organizado, en el rol
facilitador del Ministerio de Trabajo. Confiamos en lo mismo que confían los
empresarios y sindicalistas que suscribieron recientemente el documento “Contra
la especulación financiera”. Y, sobre todo, confiamos en el liderazgo de la
Presidenta y en todo lo que todavía tiene para dar este Proyecto Nacional.
“El bienestar, la abundancia y aún la felicidad del pueblo, no es obra de un gobierno, ni
de un grupo de personas determinado, sino el producto de la acción del pueblo mismo”
(JDP, 1952).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada