jueves, 13 de febrero de 2014

Por qué preferimos la Venezuela Bolivariana

Por Fabián Curotto

Convencido estoy del principio de autodeterminación de los pueblos, y como integrante de éste Gran Pueblo -el de La Patria Grande, pues creo fervientemente en ella y en la posibilidad de su construcción- haré algunas consideraciones, mientras sectores muy identificables están tratando de horadar la totalidad de la Revolución Bolivariana, buscando dañar fundamentalmente y mas que nada lo mejor de ella, es decir, sus logros.


Porque la oligarquía no quiere que las oportunidades se socialicen y sean para muchos -y menos para todos-, y elige perpetuar, aun en pleno Siglo XXI, ese coto de privilegios diseñado y reservado históricamente para unos pocos. Claro, mas allá de sus concepciones neoliberales en lo económico no dejan de ser conservadores en lo demás.


La derecha conspira y da zarpazos en cuanto puede. En las últimas horas han matado a un militante chavista, han generado hechos de gran violencia en las calles; y los medios "de desinformación" corporativos cumplieron su rol: el de tergiversar.


El canciller Elías Jaua afirmó hace unas horas que "hay intereses transnacionales para lograr que Venezuela ponga fin al proyecto soberano, independiente, al manejo de nuestros recursos, a la erradicación de la pobreza, del hambre".


Detengámonos en éstos puntos que mencionó sobre el final. 

Sobre manejo de recursos: la soberanía de Venezuela sobre su petróleo y todo lo que a él atañe (explotación, comercialización, etc) es increíblemente alentadora, y Chávez fue quien lo ha conseguido. 
Si nos referimos al proceso de erradicación de la pobreza, el de consolidar dignidad para la población, entre los amplios logros sociales de los gobiernos bolivarianos tanto del Presidente Constitucional Hugo Chavez como del Presidente Constitucional Nicolás Maduro se han entregado más de 500.000 viviendas sociales en sólo 32 meses, por dar un ejemplo. 
En el camino hacia la erradicación plena del hambre los resultados son inapelables, Con políticas activas alimentarias -de distribución, abastecimiento y consumo de alimentos- se han generado mejoras en la calidad nutricional del pueblo venezolano, dicho ésto por la FAO. La ONU dijo, ya sobre finales del pasado año, que Venezuela logró erradicar la desnutrición; esta información es fácil de obtener si buscan en las páginas de dichos organismos.

Ahora bien... convienen a todos éstos logros ? Claramente no. Al sector especulativo, ligado al dólar y a otras timbas, poco le importa que haya mil viviendas mas o mil viviendas menos, si ello no tiene un costado que se preste a algún negocio turbio, o a la ganancia amplia y fácil para el sector privado.

Poco importa que no haya ya niños muriendo de a cientos por el hambre si eso no otorga rentabilidad o beneficio palpable de algún modo a las élites financieras o dé ganancia al desenfreno de algunas ambiciones particulares, pues ese es su credo mas allá de lo que digan los domingos en sus iglesias o frente a sus familias. La solidaridad, la sensibilidad social y la dimensión de lo que significa el prójimo que atraviesa necesidades son cuestiones que no existen realmente en sus corazones, amoldados éstos mas bien al canibalismo "imperial-capitalista".

La oligarquía tiene sus propias lógicas, sus propios objetivos, su poder de fuego corporativo y mediático... y cuenta con eternos idiotas útiles en los cuales apoyarse cuando necesitan soldados para sus filas.


La Venezuela del hambre, la de Wall Strett y Ronald Reagan, quiere volver para negocio de unos pocos... La Revolución de Bolivar y Chavez, la de los resultados concretos en beneficio del pueblo, debe prevalecer y consolidarse.


Tanto en Venezuela, como en Argentina y en cada una de nuestras naciones, la batalla cultural debe darse con argumentos, pues los tenemos. Están los que no entienden todavia de qué hablamos... pero sepan que hay otros que lo entienden perfectamente, y deliberadamente han elegido la trinchera ideológica y fáctica de lo anti nacional y lo anti popular a la hora de proyectar en que tipo de país quieren vivir. 


Pero que luego esos no nos vengan a hablar de la bandera o de La Patria, que tengan la sinceridad al menos de reconocerse huérfanos de esos valores tan caros, y que se asuman como sujetos intolerantes ante avances en lo que respecta a conquistas populares.


Habitualmente ponen excusas vagas para justificarse, ligadas a la corrupción que denuncian siempre los mismos medios de la derecha -llamativamente siempre de la derecha- o por algo que leyeron en la editorial o en las cartas de lectores del diario de Bartolomé Mitre. Notaremos que no les molesta, sin embargo, la corrupción del sector privado; porque salvo que nosotros saquemos el tema, ni lo mencionan.

Lo que no toleran -sean sinceros- son los avances plenos y sostenidos de los sectores que para ellos deben ser felpudo de la clase media y de los sectores mas acomodados, que se les de algún derecho a los necesitados lo toleran... pero no tantos !! Les queda también la excusa de no ser los primeros reaccionarios en su estilo.... pero no les queda mucho mas que esas insustanciales excusas para intentar  justificar el odio que los mueve.



Twitter de hoy, de un fascista venezolano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada