martes, 30 de julio de 2013

Una sangrienta noche en la Sangrienta Noche

Jujuy: la Noche del Apagón

Tras un corte de luz general, el 27 de julio de 1976, la ciudad de Libertador General San Martín y el pueblo de Calilegua son sitiados por la policía de la provincia de Jujuy, la policía federal, el ejército y la gendarmería nacional que proceden a secuestrar a cuatrocientos obreros, estudiantes y amas de casa residentes en ambas localidades.


La noche del 27 de julio de 1976 se cortó el suministro eléctrico en todo el departamento de Ledesma, desatándose una represión criminal de la dictadura cívico-militar.

Luego de ser llevados a centros clandestinos de detención, ubicados en los galpones de mantenimiento del ingenio Ledesma, permanecieron días y meses atados y encapuchados. La mayoría de los desaparecidos jamás regresará con vida.

La noche del 27 de julio de 1976 se cortó el suministro eléctrico en todo el departamento de Ledesma, provincia de Jujuy, mientras policías, gendarmes, militares y capataces de la empresa Ledesma allanaron y saquearon viviendas en Libertador General San Martín y Calilegua. En vehículos de la empresa se trasladaron más de 400 trabajadores, estudiantes y profesionales a galpones de mantenimiento del ingenio azucarero, donde permanecerán días y meses atados y encapuchados. Tras las torturas e interrogatorios, algunos prisioneros son liberados o enviados a comisarías y cuarteles militares, otros destinados a cárceles de distintas provincias.

Treinta permanecen desaparecidos. El médico Luis Arédez, intendente de Ledesma y esposo de Olga Márquez de Arédez, fue uno de los secuestrados-desaparecidos. Desde entonces Olga, junto a sus cuatro hijos, llevó adelante una lucha incansable en la ciudad de Libertador General San Martín, acompañada por Madres de Plaza de Mayo y muchos vecinos que no olvidaron quien fuera intendente y defensor de los derechos populares.


(Fuente: argentina.ar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada