lunes, 5 de diciembre de 2011

LA DIGNIDAD DE LOS PUEBLOS O DE LOS BANCOS

Por Gabriel Monzón

La realidad económica, social y política que sacude a Europa no deja de tener ribetes dignos de un estudio sociológico.

La profunda crisis generada por la burbuja financiera provocada en Estados Unidos desde mediados de la década pasada, pone en jaque a toda la estabilidad de la Eurozona, dejando al desnudo las falencias de su constitución y las diferencias de fortalezas entre las naciones. Asimismo también, deja de manifiesto que el Poder Económico es más fuerte, en la Eurozona, que el Poder Político.

La profunda crisis que sumergió a Grecia en un caos social y económico más importantes de su muy larga historia dispara interrogantes que deben ser respondidos. Y amigo lego en economía me preguntaba hace un tiempo atrás como es que Grecia, con una participación ínfima en el producto bruto mundial, podía generar tamaña sensación de inseguridad en todo el mundo, tocando las finanzas globales. La respuesta es simple: lo que está en juego es la fortaleza filosófica y económica del Euro, no de Grecia.

El estar atado en un marco de desigualdad económica de origen a una moneda común, genera una atadura que difícilmente pueda romperse, dejando de lado el concepto de soberanía económica y por lo tanto, de soberanía política para la toma de decisiones. Grecia primero, Portugal, España y ahora Italia, no pueden salirse del Euro y por lo tanto no pueden aplicar soluciones monetarias a problemas que son estrictamente monetarios.

Pero el escenario se cierra con Merkel defendiendo los negocios de los Bancos Alemanes sobre la dignidad de los Países socios.

Pero vayamos un poco más. Dejemos de hablar de países, hablemos de Pueblos.

Si hablamos de Pueblos, la situación se torna más compleja por la generalización del conflicto. En Grecia no solamente existe un país vulnerable sino que además, tiene un pueblo sometido a los arbitrios de las decisiones económicas de un grupo poderosos. Y en Alemania, paradójicamente, sucede lo mismo. Mientras Merkel defiende a los Bancos, el movimiento popular espontáneo comienza a manifestarse en cortes que, graciosamente, no son revelados por la prensa en forma masiva.

Avancemos más: estos descontentos, esta situación generada en Estados Unidos, también explota en Europa en los países que estan fuera de la Eurozona. Inglaterra por ejemplo, se encuentra violando los derechos civiles más elementales deteniendo por sospechas a miles de estudiantes que reclaman por sus derechos. Los Pueblos están siendo sometidos, más allá de sus países.

En España, luego del verano económico vivido, el ajuste de la derecha vino solapado por el PSOE en el gobierno, y termina de girar a la derecha de forma violenta, con el triunfo de Rajoy y el PP en las elecciones pasadas. Otro caso para el análisis: cómo los pueblos elijen a sus verdugos a sabiendas de que van a ser crueles y no se resisten. Podemos analizar el voto castigo. Pero en este caso, el voto castigo termina siendo un castigo mayor para el Pueblo. Mientras las empresas españolas en todo el mundo facturan millones, el pueblo español es castigado de manera sistemática. Cinco millones de desocupados y la cifra subiendo. Y los pueblos votan a los sectores de la derecha, que no aplican un círculo virtuoso a la economía sino que aplican ajustes salvajes, que nosotros en la Argentina hemos sufrido hace algunos años y conocemos.

En Italia la situación es más perversa desde el entramado político: Berlusconi fue atacado desde hace varios años por varios sectores que deseaban su derrocamiento. La crisis hizo lo suyo y se llevo puesto a Berlusconi. Habría que analizar si no fue un golpe con ribetes de los Borgia, donde sacan a uno para quedarse con el poder. En este caso, el reemplazo se hizo de inmediato: Ajuste de treinta mil millones de Euros, aumento de los impuestos, congelamiento de las pensiones (siempre los sectores pasivos son los que menos efectos tienen sobre la economía pues no tienen la fuerza del derecho de huelga) y aumento de la edad jubilatoria. La Ministro de Trabajo llorando en el anuncio. Un drama montado con características bien latinas.

El otro día un periodista hacia un análisis similar: por qué los Jefes de Estado privilegian el salvataje de los Bancos sobre el salvataje de los Países? El poder político es temporal, debe ser ratificado en intervalos cortos de tiempo, siempre es puesto a puebra. El poder económico es atemporal, tiene tiempo para esperar, para apretar. En este sentido, queda claro que Alemania no decide por Alemania sino por los Bancos Alemanes. Como si los Bancos Alemanes trabajan por la felicidad del Pueblo Alemán! Nada más lejos de la verdad, pero la realidad se enmascara.

Francia, asimismo, esta resistiendo estoicamente los embates, aunque ya surgen los problemas: hace unos tiempos la exclusión de los sectores migrantes generó manifestaciones violentas. El ajuste comenzó hace unos años, frente a la certeza de lo que se venía. Eso lo que hace es demorar.

Estados Unidos sufre una crisis importante pero apelan a su receta de siempre: exportan el conflicto, emiten dólares, los sacan afuera de su territorio, debilitan las otras monedas y ellos financian su déficit con más déficit mientras buscan alguna manera de generar actividad económica fomentando algún conflicto que beneficie a las grandes industrias. La receta que ellos aplicaron el año pasado es el que hoy aplica Europa: el salvataje a los bancos, mientras millones perdieron sus casas y sus empleos. Generando exclusión y armando un importante movimiento de desplazados.

Pero en el mundo del capitalismo salvaje, de liberalismo económico, del anarco capitalismo, todo llega. Los fuertes se comen a los débiles y luego, los fuertes pelean entre ellos. Es la ley y es imposible escapar a ella. Lastima que en el medio, quedan los pueblos.

Un poco de la receta Argentina aplicada por el Kirchnerismo desde el 2003 les vendría bien.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada