jueves, 24 de marzo de 2011

QUEREMOS SEGUIR AVANZANDO CON MEMORIA

Por Alicia Kirchner.

Queremos seguir avanzando en la construcción de nuestro país, pero queremos hacerlo y lo estamos haciendo con memoria. Aquel 24 de marzo de 1976 se instalaba en nuestro país una dictadura cívico militar que, a sangre y fuego, intentó destruir la organización popular, en sus distintas formas, fueran éstas políticas, sindicales o sociales pero que tenían el denominador común de luchar por una patria digna, más justa e igualitaria. Fue la destrucción de la idea de futuro como construcción colectiva.


El terrorismo de Estado que ejecutaron quienes usurparon el poder vio, sobre todo en los jóvenes y en los trabajadores al enemigo que debían vencer para imponer un proyecto político, social y económico. Sentó las bases del modelo neoliberal, el cual empobreció a nuestro pueblo, destruyendo el Estado, la industria nacional, generando desocupación y pobreza en beneficio de la oligarquía terrateniente, grupos financieros internacionales y las grandes corporaciones trasnacionales. Este modelo “para pocos” difundió y sembró en cada uno de los argentinos y argentinas la idea de un futuro impuesto, heredado, inevitable y ajeno.

Desde el 25 de mayo de 2003 se viene trabajando en la restitución de derechos para todo el Pueblo, para que el telón de fondo de nuestras propias decisiones, individuales y colectivas sea una historia en la cual todos y todas seamos protagonistas.

El concepto y contenido de los Derechos Humanos fueron reivindicados y transformados en Políticas de Estado, restituyendo así, la lucha, la vigencia, la integralidad, la universalidad, la inclusión que históricamente defendió el campo popular. Hoy nos encontramos en un 24 de marzo muy distinto, en el que el Estado está presente junto al pueblo argentino en la recuperación de sus derechos.

El juicio y castigo a los culpables, aquello por lo que por tres largas décadas lucharon las madres y abuelas de plaza de mayo, los hijos, los sobrevivientes del secuestro y la tortura, los organismos de derechos humanos, desde el año 2003 es una realidad que nos enorgullece y nos conmueve cada día.

Decenas de juicios se han llevado a cabo en todo el país en los que se investigan violaciones a los derechos humanos en época de la última dictadura cívico-militar. Ya han llegado a 200 los represores condenados por estos crímenes y hay más de 800 que ya han sido procesados. Se ha recuperado la identidad de más de 100 nietos.

A partir de una firme voluntad política, y con el protagonismo del movimiento obrero organizado, las organizaciones sociales y el conjunto de los sectores populares, en nuestro país, se ha recuperado el rol del Estado. Crece exponencialmente el trabajo, disminuye día a día la pobreza, la educación se ha convertido en un derecho de todas y todos, nos integramos a nuestra querida América Latina. Siempre decimos que todavía falta mucho pero sería una necedad negar las profundas transformaciones que se han producido en los últimos 8 años.

Hoy los jóvenes recuperaron el entusiasmo por la política como herramienta de cambio social y por supuesto, como debe ser, quieren construir nuevos desafíos. Tienen dijo la presidenta “la inmensa oportunidad histórica de participar en la construcción de un país diferente; de un país en el que no vienen a luchar contra alguien, sino por algo; un país donde es posible volver a soñar; con alegría y no con dolor; con amor y no con odio. Es una construcción política diferente. Siempre en nuestra historia las construcciones políticas, aún las del campo nacional y popular, se hacían en base a las contradicciones o contra algo. Hoy estamos construyendo con un profundo amor por las cosas logradas y con una profunda demanda por profundizar esos cambios para que puedan llegar a todos los argentinos”.

Hacia allí está yendo nuestra querida patria, con el ejemplo de Néstor siempre presente en nuestros corazones. La lucha por la memoria y la justicia en la construcción de una patria justa, libre y soberana se va consolidando día a día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada