jueves, 21 de octubre de 2010

En Mendoza, Alicia Kirchner visitó la Tupac

Gracias al amigo Tabaré por su rápida respuesta respecto 
a la publicación de ésta nota. 
Fue volcada hoy en la página oficial de la Organización 
Barrial Tupac Amaru y cuenta detalles de la visita de la titular 
del Ministerio de Desarrollo Social a la provincia cuyana, 
dando testimonio de su atenta sensibilidad. (Fabián Curotto)


Yo te cuento – nos dice Nélida Rojas, referente de la Tupac 

en Mendoza. 
Te cuento. Alicia Kirchner recorrió una amplia área del barrio 
San Martín. Allí inauguró obras, entregó pensiones, firmó líneas 
de financiamiento para los planes nacionales que se están 
ejecutando en la provincia y entregó netbooks.





Aunque en realidad ella vino a la provincia para visitar sólo 
San Martín e hizo base en Palmira, aprovechando que allí está hace 
varios días el Tren de Desarrollo Social y Sanitario de la Presidencia 
de la Nación. Antes inauguró un Centro de Integración Comunitaria.

Mientras la ministra Kirchner entregaba matrículas a las 

15 cooperativas jarilleras del programa Argentina Trabaja, 
adjudicaba pensiones no graciables a un centenar de familias 
y realizaba la entrega simbólica de netbooks a escuelas de la ciudad, en el amplio salón del Sindicato de los Trabajadores Químicos y así fue pasando 
la jornada.

Esto se puede decir desde lejos: Yo como mendocina me asombro 

de la apatía que hay en grandes sectores sociales y que se oponen 
a todo lo que haga el gobierno nacional. Es medio una burrada ¿no? 
Hasta alguna gente del ministerio de bienestar Social de la zona, 
cuando pasaron con la combi y nosotras y los compañeros íbamos 
caminando a la transpirada por la ruta 
para llegar a verla, ella, Alicia fue la que hizo detener la combi. 
Y se bajó y estuvo hablando con nosotros.

Y te digo que se asombró cuando vio las banderas y las flameadotas 

de la Tupac. Y esa alegría porque fuéramos tupaqueros. Ella en un 
momento me reconoce, ya que alguna vez estuve en una reunión junto 
a Milagro en el Ministerio. Ah, sos vos, Nélida, me dice. 
Casi me muero! Que se acordara. 
Y mandó saludos para Milagro y se levó una de nuestras banderas.

-¿Una bandera?

-Sí. Ella la agarró. Después participamos en el acto de Palmira. 

Ya éramos como 500 tupaqueros. Yo no sé que se sentirá cuando 
alguien como Alicia, le da una pensión a una viejita Huarpe, que ha 
vivido siempre de la nada. 
O cuando entrega matrículas a compañeras que se han roto 
el alma estudiando, tratando de merecerlas. Pero ella lo hace 
casi con timidez, así, eso te muestra que es parte nuestra.

Y después algo pudimos hablar o escucharla en donde habló. Vos sabés 

que yo no tengo mucho estudio encima. Tengo vida. Tengo que aprendí 
y también que tuve suerte. Siempre lo digo: encontrarme con 
Milagro Sala fue un cambio definitivo en mi vida, la de mi familia y va 
siendo del barrio, de los que se arriman porque creen. Eso lo sabés…

- Y Alicia…

Eso. No te voy a decir que es como una madre o nada de eso: es una compañera. Uno comprende que se puede estar muy alto y seguir siendo compañera. Eso demuestra mucho. 

Del alma, te digo. De los sentimientos. 
Y tanta diferencia con cada payaso que tenemos en esta provincia, 
que se ponen un primer traje y ya no saludan ni a la madre.

-¿Y las netbooks?

Un pibe, nuestros pibes, quedan desmayados de alegría. 

Yo soy de otra generación, pero venían con las computadoras 
que traía Alicia y quedaban dados vueltas. 
Creo que es darle la oportunidad de educación. 
Eso que decimos desde la Tupac: salud, educación y trabajo. 
Y vida digna. La visita de Alicia Kirchner fue una alegría... 
y no te cuento más.                                                     



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada