lunes, 27 de septiembre de 2010

“Precautelar, el derecho de las mayorías.”

El artículo 161 de NUESTRA Ley Democrática de Medios Audiovisuales es hoy el eje del conflicto. Pero sabemos que al haber tocado intereses monopólicos, que algunos juzgaban perennes, encontrarán los oposicionistas, aún arbitrariamente, en algún otro artículo o reglamentación la excusa para intentar seguir embarrando la cancha. Los grupos hegemónicos desde hace décadas no saben lo que es informar y comunicar desde un marco de igualdad de condiciones y nos hacen saber su descontento a través de quienes estén prestos a serles funcionales. Éste artículo, el 161, habla de plazos, algo que parece no entrar en la cabeza de quienes se juzgaron "eternos dueños de la pelota". Pero la Ley puso ahora la pelota de nuestro lado, en el terreno DEL CONJUNTO. Ésta ley fue concebida participativamente, fue respaldada masivamente, se aprobó por amplia mayoría y deberá aplicarse en su totalidad. Ésto último es lo que reclamaremos ante Tribunales.
A continuación la nota que expresa la visión de la Ministra de Desarrollo Social sobre el tema:


“Precautelar, el derecho de las mayorías.” 
Por Alicia Kirchner

Mañana nos convocamos para decir una vez más SI a la aplicación de la ley de medios audiovisuales. No se trata de presionar a nadie, sino de precautelar el derecho de las mayorías, a tener una información y comunicación democrática, sin que la tutela de algunos jueces la coarte.
Desde los monopolios corporativos, conducidos por Clarín, se está presionando con medidas cautelares injustificadas para frenar esta ley. Esta garantiza no sólo el quiebre la Ley de Radiodifusión de la Dictadura Militar, sino un flujo equilibrado de información en el territorio, al permitir voces múltiples.
Nos manifestamos para que los monopolios cumplan con la ley, votada casi por unanimidad en el Congreso. Ley nacida, discutida y apoyada por foros regionales en todo el país. Es Justicia asegurar el derecho del pueblo a informar y ser informado con la verdad. Es uno de los derechos humanos principalísimos.
No debe haber privilegios para los que monopolizan la información. Estos se niegan obstinadamente a resignar una cantidad de licencias, que actualmente les permite hegemonizar el mensaje comunicacional. Lo han venido haciendo durante años, amparados en una legislación dictatorial y por el poder logrado en el neoliberalismo.
Por eso, debe quedar en claro que en una democracia real, con participación popular, nadie puede ni debe tener privilegios. Y mucho menos los monopolios de la información y la comunicación. No se está atentando contra la “libertad de empresa”, sino que se quiere garantizar reglas claras para todos. También para los monopolios. Estos medios concentrados están acostumbrados, en la Argentina y en América latina, a poner y sacar presidentes, a condicionar e influenciar a los otros poderes con tal de seguir dictatorialmente manteniendo su poder ilegítimo. Como señalara la presidenta, Cristina Fernández, “es como si tuviéramos una justicia para el monopolio y otra para el resto de la sociedad; la igualdad ante la justicia, la seguridad jurídica y el rol del Estado…, bien gracias. ¿Habrá que recurrir a tribunales internacionales para que las cosas vuelvan a ser iguales para todos en la Argentina?”.
Por el derecho de todos y todas a la palabra, para comunicarnos en libertad sin monopolios y para que en la argentina tengan cumplimiento efectivo los derechos reconocidos por la ley seguiremos participando y trabajando. Estamos empeñados desde hace siete años, en lograr para todas y todos los argentinos un país más equitativo, más solidario, con más justicia social. Por eso mañana, defenderemos nuestros derechos como sabemos hacerlo, participando.


27 de septiembre de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada